Nulidad matrimonial

¿Qué es la Nulidad matrimonial?

La nulidad matrimonial es un decreto legal que invalida un matrimonio. Va más allá del divorcio, ya que este último reconoce la existencia de la unión y su posterior disolución. En cambio, la nulidad supone que el matrimonio jamás tuvo lugar. Existe la nulidad civil y la eclesiástica, siendo la primera tramitada en el Juzgado y la segunda en los tribunales eclesiásticos. La validez de cada una de ellas comprende su propio ámbito, es decir, no se cruzan ni se sustituyen mutuamente.

Razones para pedir la nulidad matrimonial en Palma de Mallorca

La nulidad matrimonial no puede ser pedida de forma arbitraria a modo de sustituir un divorcio, sino que se solicita por causas contempladas por la ley, las cuales son las siguientes:

  • Haberse celebrado entre menores de edad no emancipados
  • Haberse celebrado entre parientes directos debido a una adopción
  • Haberse celebrado sin el consentimiento de una de las partes
  • Haberse celebrado estando uno de los contrayentes previamente casado
  • Que uno de los contrayentes hubiera dado identidad falsa
  • Que uno de los contrayentes resulte condenado por el asesinato del cónyuge anterior de uno de ellos
  • Cuando las cualidades de uno de los contrayentes que llevó a la otra parte a contraer matrimonio con él, sean diferentes de las que expresó o hizo ver
  • Haberse celebrado bajo coacción o amenaza
  • Haberse celebrado con ausencia de un juez u otro funcionario que deba celebrar la boda
  • Haberse celebrado sin testigos

¿Quién solicita la nulidad matrimonial?

Pueden solicitar la nulidad matrimonial cualquiera de los cónyuges, por la fiscalía u otra persona que pruebe tener intereses legítimos en el asunto, como por ejemplo, un hermano de uno de los ex cónyuges asesinados por uno de los contrayentes o los padres de quienes contrajeron matrimonio siendo menores de edad no emancipados.

¿Cómo se tramita la nulidad del matrimonio civil?

Se procede a presentar la nulidad matrimonial ante el Ministerio de Justicia o ante un juez de primera instancia. Es necesario presentar los siguientes documentos:

  • Poder notarial para pleitos
  • Certificado de empadronamiento
  • Certificados que acrediten la existencia de bienes y deudas
  • Copia de la escritura pública de capitulaciones matrimoniales
  • Certificado de nacimiento de los hijos (en caso de haberlos)
  • Copia del libro de familia

Con estos documentos, el abogado presenta la demanda de nulidad para que el juez la evalúe. Es probable que este último la subsane para proceder con los procesos habituales: la vista, la contestación y los demás que forman parte de este proceso.

Cuando el juez emite la sentencia, si las partes no están de acuerdo, pueden apelarla.

Es importante destacar que, por más que se otorgue la nulidad, los derechos de los hijos en común son los mismos que se generan en un divorcio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*